Artículo: Guía para cambiarse de casa durante la pandemia

/blog/Inspiracion
2020-08-27

En medio de una pandemia, donde la recomendación básica es la del distanciamiento social, cambiarse de casa no parece lo más idóneo. De hecho, ¿podría haber una peor idea que esa en estos momentos? Pero muchos nos hemos visto forzados porque el dueño lo pidió o porque ya no se tienen los ingresos para costearloa buscar otro domicilio, un proceso que sin coronavirus ya era engorroso pero que con él se vuelve toda una epopeya.

Aquí destacaremos errores y aciertos que se cometen en un proceso de mudanza, cuyo alto nivel de estrés ha derivado en polémicas teorías urbanas. Algunos, incluso, comparan dejar una casa con la pérdida de un ser querido. Mito o verdad, hay estudios internacionales que lo han investigado. Puede googlearlo, acá jugaré al misterio. Aunque dejo una pista: me duele todo.

Primero: ¿pueden pedirme la casa en medio de la pandemia?
No fue fácil digerir el mensaje que recibí de parte del dueño del departamento donde vivía: decía que no renovaría el contrato de arriendo y, por lo tanto, yo debía entregarlo a más tardar el 31 de julio. Considerando todas las dificultades, como la búsqueda de un nuevo lugar, las restricciones de salida que impiden visitar lo que parece interesante o los altos gastos que implica una mudanza, además de los riesgos sanitarios que existen al ir a otros espacios, interactuar con otras personas en lugares encerrados sin contar el mismo trabajo de mudanza con seres humanos desconocidos, me hicieron cuestionar si era legal o no el que me expulsaran del que era mi refugio, así nada más.

Empoderado y contrariado, acudí a abogados con la consulta. Y obtuve una respuesta: pues, sí, es legal.

La búsqueda
Llegó el momento de buscar hogar. Para seguir con la cadena de ideas preconcebidas equivocadas, pensaba que la oferta de arriendos sería prácticamente nula. Bastó un rápido vistazo por los principales portales y sitios de propiedades para darme cuenta de que no era tan así.

En mi defensa, no era el único que tenía esa impresión. “Al comienzo de la pandemia, esperaba que el mercado estaría muerto”, me comenta María Luisa Cerda, asociada de la corredora Cata Brochet. Sin embargo, entre marzo y agosto, María Luisa ha logrado cerrar al menos unos 15 arriendos, lo que califica de “buenísimo” dadas las condiciones. En un mes normal, consigue cinco o seis, y en los meses peaks concreta la firma de ocho contratos.

“Muchas personas optaron por poner en arriendo sus departamentos y se fueron a vivir con sus familias”, explica la corredora. Valentina Jiménez, de HCO Asesorías y Corretaje, aporta otro dato: “también muchos extranjeros regresaron a sus países, así que aumentó mucho lo que llamamos vacancia, es decir, propiedades deshabitadas”.

Las dos corredoras, sin embargo, coinciden en que es la venta la que está “más lenta”. “Se han caído negocios que estaban en la puerta del horno y los precios no han bajado”, dice Cerda. Jiménez plantea que quienes quieran vender deben hacerlo “más barato de lo normal”, por lo que “quien tenga las lucas, hoy es una muy buena oportunidad para comprar”.

En mi caso, se trataba de un arriendo, y vitrineando online me topé con diversas ofertas que se ajustan a la nueva realidad económica. “Muchos han puesto un precio especial para esta época y rebajado los valores de arriendo, incluso hasta diciembre. Luego regresan a las tarifas normales”, cuenta Cerda.

Así es como me encontré con rebajas de hasta 250 mil pesos. Sin embargo, también hallé ofertones que, pese a las grandes rebajas, solicitaban el pago adelantado de dos meses de garantía más el primero de arriendo, o la documentación del año completo. Gracias, pero…

Visita virtual
En Comisaría Virtual se puede hallar todo tipo de permisos temporales, desde el pase para ir a comprar insumos básicos hasta el que da luz verde para celebrar tu matrimonio o unión civil. Pero no hay para visitar propiedades que potencialmente podrían terminar siendo tu hogar, en caso de que estés bajo la amenaza de quedarte sin uno. En eso, puedo decir, no me equivoqué. Se hace complicado.

Las corredoras han intentado dar soluciones a este problema, por ejemplo, realizando visitas o ‘tours virtuales’, como les llaman. Que sí, son un buen apronte para un reconocimiento inicial, pero no es suficiente cuando se debe chequear el buen estado de llaves de paso, cañerías, calefont, enchufes, entre otros. Y para conseguir visitas presenciales, primero habrá que pasar por el filtro de candidatos de las corredoras.

“Quienes están interesados en una propiedad, deben enviar su documentación antes de agendar la visita. Así no perdemos el tiempo ni nos exponemos por las puras mostrando departamentos que no están al alcance de algunas personas”, explica Valentina Jiménez. La práctica en la oficina Cata Brochet ya era habitual, ¿por qué? “No falta la familia Miranda”, responde María Luisa Cerda.

Por ende, esta es la recomendación: reunir toda la documentación básica con anticipación. Esto sería, liquidaciones de sueldo podrían ser de los últimos tres a seis meses y antecedentes comerciales. En caso de ser independiente, se suele solicitar el formulario F29, disponible en el sitio web del Servicio de Impuestos Internos. Dependiendo de la corredora o el o la arrendadora, se podrían sumar otros documentos. La misma lista corre para el caso del aval.

Fuente: latercera.com